Piden 9 años de prisión para el ex 678 Lucas Carrasco por «abuso sexual agravado por acceso carnal»

 Las dos mujeres denunciaron que, en el marco de una relación consentida, fueron sometidas a distintos tipos de violencia sexual

WhatsApp

La querella pidió nueve años de prisión para el bloguero Lucas Carrasco, conocido por haber integrado el programa 678, Lucas Carrasco, ex periodista del programa 6,7,8, acusado de dos casos de «abuso sexual agravado por acceso carnal».

Ante la jueza Ana Dieta De Herrero -la misma que pidió 35 años para el cantante Cristian Aldana, condenado en julio a 22 años por «abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores»- Carrasco dijo que iba a declarar pero no a contestar preguntas.

«Yo nunca he estado con muchas mujeres, tanto durante los años en los que viví en Buenos Aires como en Santa Fe», comenzó. «Nunca tuve ningún problema, tampoco con ninguna de las dos chicas», siguió, en referencia a Sofía Otero y a la otra joven, que pidió a los medios reserva de identidad y declarar sin público.

«No soy un violador, la mera cuestión de la palabra me da vergüenza», siguió. «Pude haber destratado a alguien, ser irrespetuoso, pero de ahí a cometer un delito…no soy una persona violenta, no he recibido en toda mi vida una denuncia por violencia y he convivido con cuatro chicas».

Repitió varias veces que no era violento, a pesar de que sus relatos en las redes sociales pudieran hacerlo ver así: «He escritos varios libros y gracias a la literatura puedo establecer cualquier tipo de emoción: puedo ser escandaloso, emocionante», aseguró, en referencia a su «manejo de la palabra».

Dijo que «por esto» perdió trabajos, que iba a ser decano de una facultad en Entre Ríos y «por esto» perdió la oportunidad y que ahora está haciendo trabajos menores, para los que se siente sobrecalificado. Agregó que, por su profesión, siempre había tenido relaciones con periodistas y actrices y que «ninguna novia mía, y algunas son representantes importantes del colectivo Actrices Argentinas (me ha denunciado). Han denunciado abuso sexual de otras personas pero de mí, jamás».

Volvió a decir lo mismo que dice desde hace tres años, cuando las mujeres, juntas y en el marco del «Ni una menos», se animaron a denunciar: que todo se enmarca dentro de la persecución política de la que es víctima. «Yo era un referente dentro del periodismo K y me fui cuando tanta corrupción comenzó a asquearme» (una de las denunciantes militaba en La Cámpora), argumentó.

Comentarios