Rodríguez Larreta inició conversaciones con la Casa Blanca para obtener vacunas

Rodríguez Larreta apoya la decisión de la Casa Blanca de entregar las vacunas al gobierno nacional, no importa qué marca ni volumen, pero a su vez preguntará a la encargada Carlson acerca de la posibilidad de acceder sin pasar por la Casa Rosada

WhatsApp

Tras asegurar esta semana que las vacunas proveídas por el Gobierno nacional solo alcanzan para inmunizar a la mitad de los inscriptos, Horacio Rodríguez Larreta decidió abrir un canal de diálogo directo con la Casa Blanca para acceder a las vacunas que se apilan por millones en los Estados Unidos.

El jefe de Gobierno recibió a la encargada de Negocios, MaryKay Carlson, en su despacho de la calle Uspallata para plantear una posibilidad sanitaria que necesita la unión de la voluntad política de dos jugadores clave: el presidente de los Estados Unidos, Joseph Biden, y su par argentino Alberto Fernández. Si ellos no avalan su estratégico plan, las dosis de AstraZeneca, Johnson, Pfizer o Moderna jamás llegarán de manera directa a la Ciudad de Buenos Aires.

Estados Unidos tiene millones de vacunas que exceden su propia necesidad local frente al COVID-19 y con las cuales Biden analiza la posibilidad de ceder o autorizar su venta a países que sufren una crisis continua de abastecimiento. La eventual decisión de Biden no solo tiene razones humanitarias: China y Rusia ejecutan una Diplomacia de la Vacuna en los países periféricos y la Casa Blanca pretende balancear sin demoras esa estrategia geopolítica.

Con idéntica intención de Rodríguez Larreta, Carla Vizzotti y Cecilia Nicolini ya se encontraron con la encargada Carlson en Balcarce 50. Ocurrió hace una semana y la ministra de Salud y la consejera presidencial insistieron en la necesidad de contar con una mayor provisión de dosis que la Casa Blanca podría enviar a la Argentina en los próximos meses.

Desde esta perspectiva, Vizzotti y Nicolini saben que Washington concederá la prioridad a los estados nacionales, y aún no decidió si abrirá un canal paralelo de entrega de vacunas a otros actores institucionales. Si finalmente Washington abre la mano, Argentina podría recibir millones de dosis que no se utilizan en los Estados Unidos y el interlocutor directo será Alberto Fernández.

Cada vez que Rodríguez Larreta solicitó mayor cantidad de dosis se encontró con la decisión política del Gobierno de habilitar al PAMI como centro de vacunación.

Por eso, el jefe de Gobierno desea que ingresen al país millones de vacunas, y reiterará a la encargada Carlson la necesidad de contar con las dosis de AstraZeneca que se terminaron de fabricar en Estados Unidos y aún tienen trabado su envío a la Argentina. Se trata de una cuenta simple: cuanto más llegue, más se podrá aplicar en la Ciudad.

De todas maneras, Rodríguez Larreta desea cerrar un acuerdo bilateral con Washington para no depender de los envíos aleatorios de Xi Jinping y Vladimir Putin. Prefiere contar con una provisión sistemática ordenada por la Casa Blanca para evitar que su plan de vacunación sufra alteraciones por ausencia de vacunas.

Además de iniciar las conversaciones formales sobre la posible provisión de vacunas con la encargada Carlson, el jefe de Gobierno tiene pensado encontrarse con John Kerry, enviado especial para Cambio Climático de Biden, con la intención de profundizar la relación bilateral en un asunto global que interesa tanto al jefe de Gobierno como a la administración demócrata.

Comentarios