Servini de Cubría: la jueza que habilita los atropellos K

¿Cómo benefició la jueza a cargo del Juzgado Federal n.º 1 de Buenos Aires a los entramados de corrupción kirchneristas?

WhatsApp

María Romilda Servini de Cubría es una de las juezas federales con mayor antigüedad en el Poder Judicial. Asumió el Juzgado Federal N° 1 en 1990 y desde entonces tuvo injerencia en muchas de las causas judiciales más relevantes del país. Ha sido reiteradamente denunciada y atravesó más de 40 pedidos de juicio político: sobrevivió a todos tejiendo alianzas siempre con el poder de turno.

Proviene de una familia peronista oriunda de San Nicolás. Su padre y su abuelo habían sido jueces y reconocidos abogados en su ciudad natal y algunos de sus familiares ocuparon cargos políticos, tal es el caso de su prima Clara Servini, Diputada Nacional por el PJ.

Su juzgado tiene competencia electoral y desde allí influyó y avaló todos los procesos electorales incluyendo las maniobras del kirchnerismo como la Ley de Lemas o las listas testimoniales.

En las últimas semanas estuvo internada por COVID pero no perdió oportunidad de enviar un exhorto a Uruguay para exigir la detención del ex asesor de Mauricio Macri Fabián Rodriguez Simón en una causa iniciada por los socios K Cristóbal López y Fabián de Sousa por supuestas presiones durante el macrismo.

A fines de 2019, apenas iniciado el gobierno de Alberto, sobreseyó a Máximo Kirchner y a Wado de Pedro en una causa por financiamiento de la campaña electoral con dinero de la obra pública, pese a que arrepentidos como el ex Jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina declararon haber recibido bolsos para financiar las elecciones en la provincia de Buenos Aires.

A diferencia de otros de sus colegas no ha tenido denuncias por enriquecimiento ilícito y vive en el mismo departamento desde que asumió como jueza. Sin embargo, su relación con el poder es muy cercana. Servini se acomoda siempre de acuerdo a los procesos políticos: impulsó procesos contra funcionarios kirchneristas apenas iniciado el gobierno de Macri y se encargó de sobreseerlos una vez que Juntos por el Cambio perdió las elecciones. Ahora, con el kirchnerismo en el poder, se encarga de empujar procesos contra funcionarios del macrismo.

En 2016 afirmó en una entrevista que “hoy nadie se acerca, nadie toca la puerta y podemos investigar tranquilos. Ya no vienen a presionar” en referencia al cambio de clima con la llegada de Mauricio Macri a la presidencia. Las presiones parecerían haber vuelto con la presidencia de Alberto Fernández y, en una muy dudosa resolución, pidió los registros telefónicos de Mauricio Macri y varios ex funcionarios en una causa donde no aportarían demasiado esos datos. Los abogados han denunciado que esta es una maniobra para acceder a información privada y luego filtrar a los medios y a diputados K encargados de armar denuncias como Tailhade.

Más que el ánimo de Justicia, lo que persigue Servini de Cubría es su instinto de supervivencia. Pasan los gobiernos y ella sobrevive. Aunque ya tiene más de 80 años todavía no se retira del Juzgado.

Comentarios